Cambio yo y mi mundo cambia

Cambio yo y mi mundo cambia

 

Cambio o no cambio?. Una pregunta en la que nuestro ego interfiere en la respuesta. La reflexión de hoy se llama “Cambio yo y mi mundo Cambia”. Y esto se me vino a la mente porque escucho muchas personas permanentemente hablando con respecto a sus resultados, con respecto a sus relaciones, al dinero, a su jefe, etc.

Normalmente en la vida siempre estamos esperando que los demás cambien para nosotros cambiar, o para que le cambien la vida a uno. Por ejemplo, una relación amorosa, una relación sentimental; cuando estamos en ciertas dificultades con la pareja normalmente decimos; “es que si ella cambiara, es que si él cambiara, todo sería diferente”.

Siempre estamos esperando que el otro cambie. En una relación laboral con el jefe, “es que si mi jefe cambiara, si mi jefe fuera distinto, la relación sería diferente”. También sucede con la familia. Es que si mis hijos cambiaran, la relación sería diferente, es que si mi padre cambiara o mi madre cambiara, la relación sería diferente, es que si mis hermanos cambiaran”.

Esperando que todo el mundo cambie para que el mundo le cambie a uno, y resulta que no es así. Primero tienes que generar tu cambio para que el mundo te cambie, y cuando tú das el paso hacia ese cambio, tu mundo empieza a cambiar porque tú empiezas a ver las cosas de una manera distinta.

Un poco de mi historia personal

 

Quiero compartirles parte de mi historia personal. Hace un par de años atrás estaba pasando algunas dificultades en mi vida. También con ese pensamiento de que “¿por qué las cosas no me salían? que si esto cambiara, que si tal persona cambiara etcétera”. Decidí entonces empezar a tomar una serie de entrenamientos, de cursos, a leer diferentes libros, a ver películas que me aportaran un verdadero valor a mi vida. Empecé a entrar en ese camino de capacitarme, de entender muchas cosas. Fui tomando diferentes cursos y en la medida que avanzaba algunas personas me veían como raro, como “éste se está enloqueciendo con esos cursos que está haciendo”.

Cuando las demás personas empezaron a ver en mí un cambio que, obviamente es gradual, las cosas empezaron a tornarse diferente. Diferentes miembros de mi familia empezaron también a tomar esos entrenamientos y vieron que era algo positivo. Luego mi esposa también empezó a tomar entrenamientos. Después mi hijo, el hermano de mi esposa, y también mi hermano tomó algunos entrenamientos.

Se empezó a generar un impacto en las personas que estaban a mí alrededor. Y en la medida en que todos nos metimos en ese camino las relaciones entre todos (de pareja, las relaciones de padre e hijo, las relaciones con mis hermanos, con mis papas) , empezaron a cambiar. Todo empezó a ser diferente, y todo porque yo di el paso hacia una vida distinta, porque estaba de alguna manera cansado con muchos comportamientos propios, pero que de pronto, yo no entendía por qué sucedían.

Nace un guerrero

 

cambio

 

Mi hijo ha entrado en un ritmo de entrenamientos de liderazgo, de crecimiento personal, de desarrollo personal que para nosotros como padres es muy satisfactorio. Ahora está en la etapa de la adolescencia, donde muchos sabemos que es una etapa de muchos cambios. Sin embargo si uno está mentalmente preparado la recibe mucho mejor. Y nosotros hoy estamos viviendo con él una adolescencia más tranquila. Obviamente él empieza a tener sus propios criterios, pero ya unos criterios con una base de pensamiento diferente.

Mi hijo y yo viajamos a los Ángeles California en los Estados Unidos, a tomar uno de los seminarios más impactantes de la compañía Success Resources. Este seminario se llama “Enlighthened Warrior Training Camp” (El campo del guerrero iluminado). Allí vivimos una serie de pruebas y ejercicios que se toman en un campo en un parque que se llama Josua Tree. En este entrenamiento se trabajan diferentes competencias como liderazgo, trabajo en equipo, y valores como el respeto, los valores como persona y como ser humano. Fue absolutamente increíble y provechoso para ambos. Nos comprometimos a dar lo mejor en este entrenamiento y por supuesto nos ayudó mucho en nuestro desarrollo.

Muchas cosas cambiaron, especialmente la relación Padre-Hijo. A partir de allí nos tuvimos más confianza, mejor comunicación, mas dialogo y respeto entre ambos. Decidimos cambiar y nuestro mundo cambió.

Cuando cambias tu mente

 

cambio

 

Hace ya varios años que empecé en esta serie de cursos. Yo no me imaginaba que estaría con mi hijo viajando a Los Ángeles a tomar entrenamientos. Es más, ni siquiera tenía el dinero en ese momento. Pero en la medida en que yo abrí mi mente y empecé a cambiar mis pensamientos, empecé a transformar mi mente, empecé a impactar las personas que están a mí alrededor.

Creo que para todos más que un deber, es una responsabilidad que tenemos de evolucionar, de tener un desarrollo personal, de cambiar nosotros mismos para impactar nuestro entorno.  Tal vez tú que estás leyendo este blog eres padre o madre, o eres hermano o eres hijo, tienes personas alrededor.  Tienes una serie de personas que te acompañan en tu vida, y tenemos la responsabilidad de cambiar, de dar un paso adelante para que el otro también cambie. Para que tú puedas ver las cosas de una manera distinta, para que no te estés diciendo: “es que si el otro no cambia yo no soy feliz”. No, la felicidad no depende del otro, la felicidad depende de ti.

No podemos esperar que las otras personas cambien para uno hacer una vida feliz. Comienza ya a poner en tu cabeza pensamientos positivos, a llenar tu cabeza con libros, con audios, con videos, con entrenamientos, con información que de verdad te sea útil.  En la medida en que tú cambias las dos horas del noticiero que permanentemente te da malas noticias por dos horas de audios, de podcasts, de entrenamientos y aproveches el tiempo verdaderamente, y empieces a cambiar, y empieces a transformar tu mente, te vas a dar cuenta, como empiezas a impactar a las demás personas.

Tu mundo empieza a cambiar

 

cambio

 

Empiezas a ver el mundo distinto, y de pronto dices, “todo el mundo cambió y qué bonito cómo funcionan las relaciones”. No esperes que los demás cambien porque eso no va a suceder. Lo único que te va a causar es enojos, malestar, de todo el tiempo estar pensando que porque el otro no cambia (es que si el otro hiciera esto, yo haría esto, es que si el otro cambiara yo…).

¡No! es tú responsabilidad cambiar para que impactes positivamente la vida de las personas que están a tu lado. La vida de las personas que te aman y que tú amas, y que a veces uno por inconsciencia no se da cuenta de lo que está causando. Pero cuando tú tomas la decisión de cambiar, de transformar tu mente, de ir hacia un mundo mucho más positivo, empiezas a impactar a los demás y los demás empiezan a cambiar.

Te invito a que no esperes a que los demás cambien, cambia tú, da el paso tú, deja el ego atrás. Dile al ego. “sabes que ego, no te necesito, yo voy por ese cambio, yo voy a dar el paso, no por eso, me voy a sentir más débil, no por eso soy una persona débil. Simplemente quiero estar en una comunidad que esté mucho más feliz, quiero impactar positivamente mi vida”. Cuando tú das ese paso, te darás cuenta como todas tus relaciones empiezan a mejorar.

 

Que herramientas puedo usar para el cambio?

 

Tenemos para ti herramientas en nuestra plataforma: “El CLUB TTM“. Allí encontraras un gran contenido de crecimiento personal, videos, entrevistas exclusivas, herramientas digitales, etc. Aquí encuentras las claves para construir ese cambio que necesitas.  Comparte con los tuyos ara que entre todos generemos una onda de cambio.

Si estas haciéndote la pregunta de como encontrar el camino a la vida que quieres, únete al CLUB TTM,  

 

Aquí te ayudamos a encontrar cual es la forma mas rápida de encontrar el camino que quieres www.transformandotumente.com/clubttm

Síguenos en nuestra página oficial de Facebook: www.facebook.com/transformandotumente

Ya estas en la comunidad de WhatsApp?? Escribanos ahora mismo +57-305-380-1565

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *